La influencia del Confucionismo y el Taoísmo en el turismo emisor chino

Confucionismo-Taoísmo-Turismo-China

Nuestra manera de entender el mundo y de relacionarnos con él forma parte de un proceso gradual de aprendizaje heredado de generación en generación y profundamente marcado por la familia y la sociedad. Nuestro modo de hablar, nuestra conducta, nuestros valores configuran una cultura colectiva que nos identifica y nos enriquece, y que sin duda también nos influye a la hora de viajar. Cada turista viaja con una “mochila psicológica” distinta, ni mejor ni peor. Y en el caso de los chinos, uno de los muchos elementos guardados en esa mochila son sus creencias filosóficas.

Hablar de la milenaria cultura china es hablar de la cultura Han, la etnia que constituye más del 90% de la población en China. Una cultura que, aunque aparentemente parece monolítica, está llena de matices, como sucede con todo en China. La cultura Han se divide en dos grandes grupos separados geográficamente por el río Yangtsé, la del norte y la del sur, dentro de los cuales cada región tiene su historia y sus tradiciones características. Por eso, es conveniente no generalizar a la hora de hablar de la cultura de un país tan extenso como China, y menos aun si nuestra intención es entender su cultura para implementar una estrategia de marketing turístico.

Cada cultura tiene sus motivos para viajar, sus preferencias y una experiencia de viaje distinta, y en el caso del turismo chino actual, la identificación y clasificación de los turistas chinos se complica un poco más debido a la constante transformación en que está inmersa la sociedad china. En 1989 el número de viajeros que salieron de China, principalmente por negocios, fue de 8.9 millones;  en 2014 se espera que sean más de 100 millones.

La cultura china ha sobrevivido desde sus orígenes en buena parte porque ha evolucionado independientemente del resto del mundo. Esto no quiere decir que no tenga muchos puntos en común con la cultura occidental, si no que todavía mantiene una serie de características que la hacen única. La cultura china se basa en la filosofía confuciana pero también en corrientes de pensamiento como el Budismo o el Taoísmo; y desde la creación de la República Popular China, también en el Marxismo.

El Confucionismo aboga por la armonía social, trata de enseñar la forma adecuada de comportarse en la sociedad promoviendo la modestia, la auto-disciplina, la obediencia, la lealtad a los superiores y la importancia de la colectividad por encima de todo. Por el contrario, la idea central del Taoísmo es promover la paz interior de las personas y la armonía con la naturaleza. El Taoísmo considera que el universo y todas las cosas que hay en él se realizan de acuerdo con el “Tao” o camino, una forma de pensamiento o de vida.

Como consecuencia de estas dos filosofías, la cultura china busca incansablemente no interferir en la armonía del otro, ya sea un elemento de la naturaleza  u otros miembros de la sociedad. Si trasladamos este modo de ver la vida al mundo del turismo, la mayoría de los turistas chinos tiende a evitar una interacción excesiva con los habitantes de los destinos receptores; por eso, es preferible ofrecerles packs previamente diseñados de actividades más adaptadas a su idiosincrasia que un contacto más espontáneo y personal con los locales, que podría alterar su sensación de equilibrio y generarles una incómoda sensación de caos.

Roger Nierga

Roger Nierga

CEO de Fengling y bloguero especializado en los nuevos consumidores chinos. Apasionado por la cultura on-line de China, intenta transmitir su pasión escribiendo para distintos medios de comunicación y participando en conferencias.

 

0 Comentarios en "La influencia del Confucionismo y el Taoísmo en el turismo emisor chino"

Si te apetece, añade un comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Nombre*

Inteligencia digital para el mercado chino   ¿Hablamos?