En China también hay una guerra contra las castas

El término “casta” está de moda en nuestro país, para qué negarlo; solamente hace falta hojear algún diario o ver la televisión para comprobarlo. Este término se asocia popularmente con un sistema rígido e inmovilista de estratificación de la sociedad que otorga privilegios a sus miembros según sus orígenes y no en función de sus cualidades y capacidades.

castas en ChinaEl fenómeno de las castas sociales es planetario, y la China no es ninguna excepción, bien al contrario. China es una sociedad extraordinariamente jerarquizada desde tiempos inmemoriales, y este hecho ha acentuado la proliferación y consolidación de castas.

Los vástagos de la élite del partido chino (官二代  guan er dai) y los hijos de los ciudadanos más ricos de China (富二代 fu er dai) son dos ejemplos de castas chinas, grupos exclusivos envidiados y denostados por igual por el resto de la sociedad china, sobre todo en las redes sociales.

Ya sea como consecuencia de errores propios –un mensaje en Weibo desafortunado– o como resultado de una campaña de investigación anónima llevada a cabo por los llamados “buscadores de carne humana” (人肉搜索 renrou sousuo), la importancia y trascendencia de los mensajes vertidos en las redes sociales chinas pueden producir la destitución de un cargo público o el encarcelamiento de un alto directivo de una importante compañía. Y los poderosos lo saben.

Otro ejemplo de casta paralela es el que forman los miembros del hermético mundo del Ejército Popular de Liberación (EPL) de la República Popular de China, un grupo de presión con extraordinario poder en la sombra.

Pero es importante destacar que, en contraposición con este sistema de castas de nuevo cuño, nos encontramos a muchos jóvenes emprendedores chinos –generalmente del sector tecnológico– que se han convertido con su esfuerzo y talento en empresarios de éxito y en las verdaderas locomotoras de la economía china. A menudo estos profesionales luchan  contra el establishment de las castas para hacer sus empresas más competitivas y globales.

Su intención es que China avance del modelo Made in China al Designed in China, pero el contexto en el que tienen que operar todavía es demasiado complejo por el excesivo control de la información, las dificultades para proteger la propiedad industrial e intelectual o la desproporcionada concentración de centros de I+D en algunas zonas del país.

Poco a poco, los chinos están cambiando y China también lo hará. El gobierno chino ya está tomando cartas en el asunto, y a través de sus polémicas y mediáticas campañas anticorrupción ya ha comenzado a defenestrar a importantes figuras de la política y la economía pertenecientes a influyentes castas.

La guerra sigue abierta.

 

0 Comentarios en "En China también hay una guerra contra las castas"

Si te apetece, añade un comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Nombre*

Inteligencia digital para el mercado chino   ¿Hablamos?